Todo pasa y todo queda…

Me encuentro con la hoja en blanco y esta misma hoja me remite a mi interior…

Una hoja en blanco, un vacio, un silencio, casi la nada misma expresándose.

Respiro cada instante que se hace manifestación.

Si me entrego al vacío y dejo que mi respiración me lleve hacia dentro me encuentro con un corazón que comienza a galopar suavemente, sin vislumbrar un nuevo rumbo y eso me recuerda el camino del que se entrega a la vida y deja que sea ella la que vuelva a reencauzar sus pasos, atravesando el miedo a quitarle el poder a ese aspecto que todo lo quiere saber, retener  y controlar.

Hoy solo sé que estoy aquí para cerrar la forma en la que la educación del ser se manifestó hasta ahora, una forma que plasmó  todos mis miedos y también todo mi amor, toda mi luz y también mi oscuridad.

Ahora la educación del ser, es libre, como fue siempre por naturaleza y galopa con fuerza en los campos de la vida con y en  todos los que la han recibido en alguna medida.

Este blog quedará aquí para aquel que llegue en busca de agua, puesto que la energía con la que ha sido creado y todo lo que se ha expresado estuvo profundamente vivo en mi y persiguió en su origen  un solo propósito: compartirse. Así seguirá siendo para honrar a mi niña, a la madre y al padre que supieron acompañarla en su renacimiento en la tierra y le permitieron Ser.

Por amor al Amor y a la Libertad

Gracias a todos y al Todo.

Cari

 

 

 

Del amor dependiente al Amor libre

El niño, atrapado en un patrón de miedo, vive en la ilusión de la búsqueda de amor externa. Un amor con altos grados de condicionamiento y dependencia que no le permite descubrir y sentir el Amor que Es. El adulto -niño atrapado por este patrón se autosomete a los pedidos de su exigidor, culpador, avergonzador, justificador, opresor, hostigador interno que mantiene al  niño interior preso de las cadenas del sometimiento, el aislamiento o  la anestesia emocional . De este modo, el niño esencialmente puro en amor, luz y creatividad se comienza a alejar de su pureza, de su amor, de la luz, de la creatividad que Es y entrega, sin saberlo, su poder y su libertad de espíritu al afuera. El camino de regreso hacia la luz, nos invita a ver, sentir, quemar, transmutar estos patrones de miedo. Este proceso nos hace sentir mucho miedo, puesto que se muere a una forma y además el niño ahora animándose a expresar lo que necesita, desea, quiere deberá trascender las amenazas de abandono, exclusión, sustitución que el afuera pueda expresarle. La mayoría de las relaciones están creadas desde estos patrones. Es un hermoso desafío trascender el miedo con un otro, pero si algunas de las partes se niega, no elige, no puede o simplemente decide permanecer en el mismo lugar, la relación se convierte en un espacio de control, manipulación, dominación gobernada por un amor dependiente basado en la necesidad.

No estoy con un otro para compartir el Amor que soy, estoy porque necesito su presencia, su afecto, su mirada, su atención, su energía, etc  o por  miedo a la soledad que me llevaría  al encuentro con mi propia Verdad.

el-amor-dependienteUn patrón gobernado por una forma que no nos permite Ser el Amor libre que somos y que alimenta el juego del miedo y del sufrimiento humano.

Carina Tacconi

 

Ser padres, ser niños…

Y un día nacieron…el hijo, la madre y el padre, los tres en el mismo instante, los tres en el mismo momento y comenzarían un viaje donde  el pasado y el presente se volvían a encontrar. Sin saber comenzarían el viaje más hermoso de amor pero también de sanación.

Dedicado a todos los niños que impulsan con sus heridas la sanación del niño herido que los adultos llevamos dentro.

Dedicado especialmente a mis Hijos y a mi niña.

Con profundo amor, agradezco a Fran por regalarle sus dones  a la educación del ser, es para mi  un regalo del cielo habernos reencontrados.

Con profundo amor

Cari

 

La danza del amor, Amor…

Hay  una dimensión del amor que me lleva a empatizar y entrar en profunda intimidad y conexión con un otro. El dolor humano,  puede ser  la puerta que más directo me lleva a conectar de este modo. Cuando experimento esta dimensión del amor puedo decirte: En tu herida veo, recuerdo y siento mi herida. En este encuentro me experimento uno con vos en el corazón.

Hay otra dimensión del amor que me lleva a comprometerme activa y compasivamente con lo que te sucede,  reconociendo lo que puedo dar y recibir para crear juntos un espacio en el que vos conectes con tu sabiduría o tu omisión. Cuando experimento esta dimensión del amor puedo decirte: En vos me reconozco y me veo, y tengo algo para entregar que  creo puede ayudar. En este encuentro me experimento uno con vos en la acción.

Hay otra dimensión del amor que me lleva a trascender lo aparentemente antagónico. Cuando experimento esta dimensión del amor puedo decirte: veo y siento el universo dentro de ti y de mi, no estas solo, estamos juntos. En este encuentro me experimento uno con vos en nuestra humanidad.

Hay otra dimensión del amor que impulsa y alienta  a soltar lo conocido y seguro para atravesar los miedos que nos separan de nuestra  grandeza y libertad de espíritu. En este encuentro me experimento uno con tu niño oprimido y con tu anhelo de Verdad.

Y también existe una dimensión más profunda y sublime del Amor, aquella donde podemos experimentar el  flujo de Amor, Verdad, alegría y creatividad que somos. Esta dimensión aparece cuando en el proceso de liberación tocamos ese espacio interno que nos conecta con nuestro Ser esencial, nuestra máxima pureza, ese momento mágico en el que llegamos a Ser Uno con Dios. Cuando experimento esta dimensión del Amor puedo decirte: Hay un lugar en tu interior donde habita el Amor que eres y anhelas.

Esta  es la hermosa danza del amor que como almas buscamos experimentar y recordar. Una danza que a veces se presenta chiquita, enorme, a veces parece ausentarse pero que en lo más profundo siempre está latiendo, respirando, eternamente Viva.

La danza del amor, del  Amor. 

Por amor al amor

Carina Tacconi

Y la niña salvaje me rescató

Y la educación del Ser se presentó y  me dijo, será un camino en espiral  y habrá momentos en los que te parecerá eterno y difícil, pero sigue  caminando con fe:

Primero pasa de la conciencia de ego a la de corazón;

Luego de la conciencia de corazón a la de instinto;

Y luego con lo que allí descubras en lo profundo de la tierra, en lo más enterrado de la humanidad, deja que el instinto te vuelva a traer al corazón con todo lo aprendido.

Y en ese rescate, estirando las manos para volver a amarrarme a la vida, en ese camino devuelta a casa, al corazón, mi niña se agarraba de la mano de tu niño, y ellos trayéndome a todos los niños del mundo,  me rescataron.

Niña salvaje, niño salvaje, inocentes, libres y silvestres que tienen al universo en ustedes;

Niña salvaje que solo sabes compartir;

Niña salvaje que sabes que todo es de todos y que todo lo que existe está vivo en ti;

Niña salvaje a ti te amo, te honro, te venero, te canto…  a ti.

Por amor a mi hijos, niños valientes que me acompañan en este camino, por amor a mi niña, valiente y salvaje, por amor a tu niño que sostenía la luz en  la noche oscura.

Dedicado a  Andrés Ubierna.

Escuchar a tu niño interior te retorna a la vida.

Y llega un día,  que una sensación de desgano y cansancio profundo aparece con fuerza en tu interior. No resulta agradable está sensación pero tiene un sentido tan hermoso que solo lo descubrirás si te atreves a entregarte progresivamente a ella.

Cosas a las que le encontrabas sentido y que tenían el poder de dar forma a tu vida, comienzan a perderlo.

Descubres que en tu interior vive, una sutil pero poderosa voz,  que te ayuda a cuestionar a ese “yo” diseñado por las creencias limitantes  que el mundo externo te hizo creer.

Ese “yo” creado a partir de mucho poder intelectual, que trae implícito la acción de engañar a la parte más inocente, pura y vulnerable de vos mismo, a tu niño interior y que le impide su derecho a la Vida, el derecho a ser quién de Verdad Es.

Tu alma sabia, libre,  dentro del cuerpo de un niño interior dependiente lleno de inocencia, de amor, miedo como de necesidad de respeto por su pureza, es engañada por el debe ser, una oscuridad que recibimos en un primer momento de nuestros propios padres y luego del sistema educativo y de la cultura dominante.

Cuando tu niño interior despierte del engaño, aliéntalo, acompáñalo, escúchalo y simplemente déjalo que exprese todo lo que siente, lo placentero y lo displacentero, su cansancio y los suaves impulsos y sentimientos que aparezcan en su corazón.

El volverá a la vida si lo acompañas cuando te pida sentir, jugar,  bailar, liberarse, crear, Ser.

Solo él,  te retornará a la Vida.

Te invito a disfrutar de este hermoso video.

Con suave amor

Cari

Audio de la entrevista radial a Carina Tacconi en el programa “Las cosas Mínimas”

Compartimos la entrevista que nos hicieron Susana Urquiza y Gimena Coronel en el programa de radio:

cosas mínimas

¡Este programa se emite en vivo todos los jueves de 16 a 17 hs! www.fm913.com.ar

¡Muchas gracias por invitarnos! A continuación les dejamos el detalle del programa y el link para escucharlo.

“Uy… me separé, y ahora qué hago?”, cómo afecta al hombre y a la mujer, pareja y niño interior.

“Una separación también puede ser un florecer, un renacer…”

Carina Tacconi, La Educación del Ser

Para escuchar la entrevista hace click en el siguiente link:

https://soundcloud.com/escucha-simphony/05-09-karina-taconi-las-cosas?in=escucha-simphony%2Fsets%2Fnotas-simphony-iv

Sumate a la Fan Page de Las Cosas Mínimas: https://www.facebook.com/pages/Las-Cosas-M%C3%ADnimas/218581634925496

 

La aceptación incondicional, el arte de la auto curación.

Hace unos días, un Ser hermoso que le ha regalado su paso y su Amor a la educación del ser,  me escribe: “El permiso de incluir todo, es la llave vibratoria de la cura más poderosa que he conocido hasta ahora”

Y me maravilló como en pocas palabras describió la sustancia que compone a la educación del Ser.

Una y otra vez veo y experimento, que es el permiso ilimitado, esa sensación de que todo pueda Ser en mí, lo que abre un espacio de libertad, Verdad y Vida que sana,  redime, abraza, perdona  y enseña.

Abrir la posibilidad para dar lugar a todo y ser Todo. Es,  en ese alquímico momento,  que se descubre el elemento mágico de auto curación que nos enseña y nos recuerda la educación del Ser.

Como niños, que juegan sin juicio, ensayamos ser todo lo que Es  y sentimos en nuestro interior, dejamos que lo excluido y oprimido regrese a la vida.

Y nuevamente, cíclicamente descubro y cada vez con más intensidad,  que es en el preciso momento que  nos atrevemos a dejar Ser, a encontrar en nuestro interior  todas las formas, dejarlas Ser y vivir, que el Amor se expande y se hace paz.

Poder abrazar al niño  pleno, alegre, gozoso, creativo, espontáneo  como al niño que de a poco se está animando a dejar su disfraz para mostrar su miedo y su furia.

Amarnos, es decir, incluir, aceptar, cada uno con su propio ritmo,   todo lo que Es, lo que somos.  Ver y sentir en nuestro interior toda  la creación.

Veo que esa actitud de apertura, aceptación, libertad,  inclusión de Todo y de todas las formas, es la que nos hace tocar la alegría, la gracia, la dicha, a veces suave otras más intensas.

Todo está servido en la mesa del Señor para tomar lo que cada uno sienta y necesite en cada tramo del camino. 

Porque después de todo, en lo más profundo de nuestra alma habita un Amor inmenso que esta en todos y que nos permite incluir todo. Un amor, una semilla que  estamos aprendiendo a encontrar en nuestro interior y a manifestar en la tierra.

Gracias a todos los que en este tramo de mi camino, me inspiran y me acompañan  con su amor, un amor que toma todas las formas.

Te invito a sentir este video y a conocer hermoso proyecto.

Carina

La soledad, un camino, una puerta hacia tu Ser.

Tan verdadera siento la expresión: “Somos con el otro”;

como aquella que dice: “cuando en apariencia me encuentro más lejos de tí, más cerca me encuentro y te encuentro”.

Hay una soledad que resulta ser la puerta de entrada al máximo reencuentro con uno mismo, al mismo tiempo que resulta ser  una posibilidad mágica e íntima de encuentro con el prójimo, porque en ese estado de conexión, encuentro a todos en mi.

Cuando experimentamos este tipo de soledad, este estado del Ser, descubrimos que sin ella el encuentro con lo más humano y lo más divino de nosotros, se hace mucho más difícil.

En soledad muero y renazco, en soledad.

Arantxa, dedicado a tí, gracias por compartir este video y despertar el retorno de una suave inspiración que me impulsó nuevamente a escribir.

Con profundo amor

Cari

 

La educación, la vocación y el propósito.

Desde siempre mi alma y mi niña interior me mostraron su misión solo que no  lo sabía.  Tenía el don de Ver y sentir el daño que el sistema educativo le generaba al alma, pero no podía nombrarlo ni legitimarlo.  Veía y sentía como nadie consideraba esa parte de mi y de otros niños.

Desde pequeña jugaba a la maestra.  Me recibí de “maestra” a los 20 años y con el título en la mano supe que si hacia lo que había aprendido estaría cometiendo el mismo daño al alma de los niños, que yo había padecido.

Guardé el título en un cajón y me dedique a estudiar lo que me “convenía económicamente” Me sentí impotente y me  alejé del camino de mi alma

Mi alma se manifestó con fuerza a través de una enfermedad que me llevó a soltar todo lo que no amaba, esa experiencia me enseñó a conectar y a escuchar a mi Maestro interior. Fueron tiempos de mucha intensidad. Me encontré con Maestros, esos que te ayudan a legitimar, recordar e instrumentar lo que siempre haz sabido.

Volví a las escuelas pero esta vez con el mensaje que mi niña y mi alma tenían para dar, ese que un día por miedo tuve que callar. Desde hace 20 años trabajo con y para los niños, intentando ser la voz que ellos en algún momento silencian y olvidan.

Cuando canalice la educación del ser supe lo que siempre supe y lo que muchos niños y jóvenes saben pero no pueden decir.

También soy mamá, mis hijos están siendo educados en escuelas tradicionales,  a pesar de mis intentos de buscar lugar  en colegios con pedagogías más blandas, nunca se dio.

Con aceptación me entregué a lo que la vida planteaba para ellos, aunque es muy opuesto a lo que mi alma ama. Esta realidad me hizo ver una vez más que mis hijos son hijos de la vida y no míos y que cómo yo, tienen su propio camino que recorrer.

Hoy los acompaño en los costos que este sistema generó en ellos. Cada tanto se me vienen los recuerdos cuando veía a sus almas desplegarse.  Cuando eran pequeños, el más grande quería ser “científico paleontólogo para explorar las profundidades”, así decía a los cinco años y el más pequeño amó la basura “los tesoros lo llamaba él” desde los dos, reciclaba todo, se la pasaba creando en su cuarto. Poco a poco vi como se iban alejando de sus pasiones y tomando la forma que la cultura les imprimía. Intenté compartir mi  mirada…pero me di cuenta que al hacerlo también estaba imponiendo mi mirada, mi camino y mi experiencia. Solté y hoy veo como sus almas se pierden como en algún momento se perdió la mía. Dejo en el legado la huella que recuerda que siempre existe  la posibilidad de volver a encontrarse para renacer.

De todas formas no olvido el propósito de mi alma, a ello le entrego mi vida.Hoy le escribo a los jóvenes y adultos que se pierden y que están sintiendo el anhelo y el llamado de regresar a casa, de renacer para vivir una vida más dichosa, una vida en la que logren expresar el Amor que cada uno tiene en su interior, su ser.

Dedicado especialmente a mis dos hijos, a Fran, Agustín, Guada  y a todos los jóvenes de la humanidad.

Con amor Cari