Archivo mensual: septiembre 2011

El proceso de educar al ser es diferente según la edad y la personalidad.

En el caso de los adultos el camino hacia el ser supone:

Paso 1: Asumir la responsabilidad de la propia transformación. Transformarte para transformar.

Paso 2: Liberar la capacidad lúdica, espontanea, natural a través del juego libre y la expresión del niño interior.

Paso 3: Usar el cuerpo como medio para diluir bloqueos mentales, corporales recordar la capacidad de fluir con originalidad.

Paso 4: Conectar con la emoción , descubrir su sabiduría y aprender a liberarla con conciencia. Dejar fluir la expresión emocional del niño interior, sus miedos, herida, dolor para integrarlo, adoptarlo y sanarlo.

Paso 5: Conectar con los bloqueos corporales, emocionales, mentales, culturales, intelectuales que impiden liberar el potencial creativo. El derecho a hacer desde el interior, el origen de cada ser, al mismo tiempo que se  descubre el modo personal de concretar y manifestarse.

Paso 6: Conectar y liberar los sentimientos para aprender a vivir desde el corazón.

Paso 7: Conectar con los bloqueos que impiden comunicarme y comunicar la verdad personal.

Paso 8: Conectar con el poder de la intuición, reconocer las creencias que impiden escucharla y tenerla en cuenta para la toma de decisiones. Liberar el poder de la inteligencia intuitiva.

Paso 9: Conectar con la capacidad de trascendencia y autorrealización a partir del reconocimiento de dones,  capacidades naturales y misión.

Educar al ser en los niños:

Supone facilitar un proceso capaz de ayudarlos  a conectar con su mundo interno: Auto percibir su cuerpo, reconocer las necesidades, registrar  las emociones, expresarlas,  conectar con  sus capacidades e incorporar creencias que los ayuden a confiar en la verdad que proviene de su interior.

Generar un clima de respeto y libertad donde puedan desplegar su modo personal de hacer y manifestarse.

Registrar y legitimar   sus necesidades, ganas, deseos, motivaciones, dones, talentos naturales y respetarlos al mismo tiempo que reconocen esto mismo en los otros.

En esencia se trabaja para cuidar la capacidad natural para explorar, investigar, ensayar, experimentar, manifestarse con pureza.

También se trabaja para que los niños puedan conectar con su mundo interno, expresarlo y diseñar una estructura de personalidad que respete y legitime su verdad interior de cada momento, es decir su ser y estar.

Cuando esto se hace desde la temprana edad el proceso es más fácil, puesto que crecen conectados.

Es importante cuando los niños empiezan este proceso que los padres también crezcan en su modo de educar, eligiendo hacerlo desde la libertad y no desde el control.

Por eso se comienza con los grupos de niños y mamás de 1 a 2, de 3 a 5 “Jugando con mamá”

Luego se sigue con los niños de 6 a 11 años. “Conociéndome a mí mismo”.

Anuncios

El camino de la educación del ser contada de otra manera

“La tarea más importante y  hermosa de la vida consiste en lograr ser la parte humana de Dios en la tierra.

El mayor desafío es aprender a respetar y alentar  la forma que cada  ser  trae en cada una de sus células, desde el primer momento de nacer”

Carina Tacconi

La primera parte: darnos cuenta de la perfección de la imperfección.

Introducción al video.

Se dice que para encontrarse a veces hay que  perderse. La confirmación de lo que uno es, crece cuando hemos experimentado también lo que no somos. Lo peligroso puede ser alejarnos tanto de casa y perdernos definitivamente.

Hemos experimentado hasta hoy lo que no somos en esencia. Armamos nuestra vida creyendo que  nacíamos carentes y  que para ser “alguien” debíamos aceptar para el yo social la forma que determinaba la sociedad y para la forma  afectiva, los modelos vinculares que aprendimos de nuestros padres.

El resultado final está a la vista un vacío a pesar de los excesos de cosas innecesarias  y un alejamiento de lo esencial que nos lleva a poseer de todo, menos a nosotros mismos.

Tocamos en este tiempo,  el límite de la incorporación, tuvimos mucho y cuanto más tenemos más vacio experimentamos y más destrucción a la naturaleza que nos sostiene.

Pero todo lo vivido fue perfecto, para VERNOS y RECONOCER lo que hemos sido capaces de crear y vivir.

La realidad que creamos, la educación, la salud, los sistemas de organización y distribución de riqueza son perfectos. No para perpetuarlos. Son perfectos para comprobar los grados de destrucción que el hombre es capaz de generar cuando se atreve a imponer sus reglas por encima de las reglas de la naturaleza que nos gobierna y nos da la vida.

Todo lo vivido ha de servirnos para aprender y confirmar lo que no hemos sabido hacer, lo que estamos invitados a  aprender, las creencias que debemos soltar, las decisiones que hemos de tomar, el poder interior que poseemos y el propósito para el que lo vamos a usar.

Creamos un sistema educativo que hizo posible dar origen y sostener  la cultura universal en la que vivimos hoy. Esta cultura  nos permitió  mucho avance en un sentido  y mucha destrucción y desigualdad en otro. El aspecto esencial natural  es el más deteriorado.

Ahora toca recrear. Y en este proceso es imprescindible atrevernos a VER sin mentirnos, por más desestructurador que nos resulte.

Reconocer aquello que cómo humanidad no necesitamos experimentar más y dar rienda suelta a la creatividad y el amor elevado que defiende la vida.

Lo más hermoso de este proceso es que tenemos todo para hacerlo, nos espera en nuestro interior,  la abundancia, ella pulsa sin parar,  está viva.  Solo tenemos que aprender a mirar hacia dentro y trabajar en el rescate del ser esencial.

Bienvenidos a la educación del Ser

Si el camino te ha mostrado que…

tus ojos Ven lo que la mayoría de los ojos no ven;

tu corazón se comprime y acciona frente a lo que la mayoría es indiferente;

que tu instinto muestra su fuerza frente al autoritarismo, la injustica y el abuso de poder;

tu cuerpo percibe sin esfuerzo aquello que vibra con la vida, la pureza, la verdad y detecta  la mentira, la ilusión y la muerte.

Si ya logras  discernir la diferencia que existe entre forma y fondo;

Si sos sensible a la rutina que te roba la libertad de espíritu, el sentido y la gracia  de vivir,

Si caes confundido cuando te sorprenden arrebatos de ira y furia de los que te culpas pero que al mismo tiempo te devuelven a la vida,

Te digo bienvenido a casa…esta es tu familia…esta es La educación del ser, un camino de liberación y educación de tu alma.

Carina Tacconi