El derecho a Ver, el potencial de la intuición.

“¿Qué es la verdad? pregunta difícil pero he resuelto, en lo que a mí concierne,  diciendo que es lo que te dice tu voz interior”

Mahatma Gandhi

El derecho a ver nos recuerda que la existencia nos ha otorgado la capacidad innata de la intuición,  esa fuerza convertida en  voz interior  capaz de  guiarnos con certeza por el camino de la vida.

María Moliner define intuición como “acto intelictivo que proporciona el conocimiento de las cosas por su sola percepción, sin razonamientos”

Deriva del latín “intueri” que significa “ver dentro”.

Creo en la intuición y amo vivir mi vida intuitivamente. Entregarme a la guía de la intuición me genera  una sensación de paz que solo experimento cuando compruebo mi conexión con la fuente que impulsa y promueve la vida.

La intuición es más que una corazonada, es la voz y el lenguaje que tiene el ser esencial para guiarnos en la elección de aquellas experiencias que responden a nuestros  más sinceros intereses, motivaciones, anhelos, sueños y propósitos.

Entrenarla nos permite acceder a un gran conocimiento, nos liga y nos une a esa parte de nosotros mismos que tiene la perspectiva más amplia del camino.

Por estar educados para responder y decidir con una visión más lógica racional, muchas veces desoímos la voz de nuestro maestro interior, esto nos lleva a la desconexión y a desconfiar de nuestra propia sabiduría. Desconectado de nuestra brújula interior le entregamos el poder de nuestra vida  a los mandatos culturales, a las modas y a verdades ajenas a nosotros mismos.

Las formas que adoptan los avisos intuitivos son: pensamientos repentinos, imágenes y símbolos, emociones, sueños, sensaciones físicas, recuerdos.

El derecho a ver nos recuerda que somos abundancia no carencia y que hemos sido enviados a este mundo con un sistema interno de orientación que de ser usado nos llevará a experimentar la dicha de una vida en la que siempre estamos guiados, cuidados y acompañados, solo tenemos que atrevernos a soltar las creencias que nos alejan de nuestra divinidad.

Te invito a que mires este video, en el mismo se ve,  la voz descalificadora, menospreciadora, juzgadora (el ego lleno de creencias), la voz de nuestro maestro interior (el alma que habla a través de la intuición) y la presencia y experimentación del aprendiz (el niño, adolescente, adulto interior), todos representados en los diferentes personajes.

El camino que nos lleva a aprender,  reconocer, usar y decidir siguiendo nuestra intuición, resulta por momentos incierto,  pero nos recuerda lo que J Aller Boone dijo “somos participes de una vasta orquesta cósmica en la que cada instrumento vivo es esencial para la interpretación complementaria y armoniosa del todo”

Con Amor,  Carina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s