Archivo mensual: febrero 2012

La escolarización temprana: la mayor de las trampas

Estamos en crisis, en toda crisis hay caos, ruptura,  este movimiento puede ser  la mejor oportunidad para evolucionar profundamente  o la posibilidad para doblegar las fuerzas que buscan conservar lo que existe hasta el momento.
En este caos nacen diferentes  creaciones, propuestas, proyectos. Uno de los movimientos que más me alarma es el que impulsa la  escolarización cada vez a más temprana edad.   Esta propuesta tiene un grado de violencia sin igual.   Se trata de un movimiento que propone entregar a  niños en estado de extrema dependencia y vulnerabilidad,  a un sistema  al que le resultará más fácil adoctrinar y silenciar el impulso natural, la esencia, el ser. Es el entrenamiento más efectivo para generar la adicción al trabajo, para ser más productivos, para aprender a vivir escuchando y siguiendo la guía externa, para adormecer y silenciar al ser.
Madres, escuchen a sus niños, no los entreguen al sistema depredador tan temprano, abran sus corazones, sigan su intuición, su naturaleza sabia, pongan límites.  Estamos obligados a tomar una decisión profunda.
Nos toca elegir si seguimos educando para formar identidades sustitutas serviles al sistema o educamos al ser para Ser, permitiendo que  la personalidad sea  un instrumento capaz de manifestar  lo que por esencia cada uno ES.
El verdadero cambio educativo no se da cuando cambiamos los discursos, ni las técnicas, ni las estrategias. La verdadera transformación se da cuando cambia el propósito  y la intención que subyase en todo lo que hacemos.
Contamos con un montón de dones naturales  pero el más poderoso  radica en  el grado de conexión y  liberación  que cada uno haya conquistado con su propia alma, su propio ser. Este es el principal recurso  para educar al ser. El trabajo principal de capacitación en madres, padres y maestros está en este punto.
Llevamos muchos años de entrenamiento  confiando  en el control y el miedo. No existe ninguna duda que el cambio que nos toca hacer hoy es de fondo, como tampoco existe ninguna duda que lo que existe buscará perpetuarse.
Es tiempo de regresar a casa, de animarnos a soltar la forma conocida pero para que eso se de en el afuera primero ha de darse en nuestro interior. Nos toca transitar el camino que nos permite conectar y aprender a escuchar nuestra sabiduria interna para aprender a vivir desde  la entrega, la libertad de espíritu y el amor. Será un camino de conquista progresivo pero contamos con el apoyo de la existencia para hacerlo y es maravilloso!

Anuncios

Nuestro primer video oficial

Con mucha alegría queremos compartir con Uds. el primer video oficial de la Educacióndel Ser.

Aprovechamos la oportunidad para agradecer a todas las personas que hicieron posible este sueño.

Esperamos lo disfruten.

Con mucho amor de la Educacióndel Ser para todos.

Cuando la exigencia obstruye la expresión pura del amor.

Por Carina Tacconi

Mis hijos, mi compañero de camino y mis amigas del alma son el espejo más claro en el que suelo verme, mirarme.
De cómo responda frente a las reacciones, necesidades, sentimientos, emociones, deseos, realidades, posibilidades, límites de ellos y a  la calidad de encuentro que esas reacciones creen,  mi corazón experimenta alegría o tristeza, dicha o dolor.
Los amo,  pero no siempre la manifestación de ese amor refleja con pureza lo que siento en lo profundo de mi corazón. He descubierto que las reacciones que más me entristecen aparecen cuando me vinculo conmigo misma con exigencia, es decir:
– Cuando lo que elijo hacer no respeta necesidades genuinas, deseos y ganas reales;
– Cuando lo que hago se contradice con lo que siento;
– Cuando le doy mi energía a situaciones alejadas de los propósitos, sueños, anhelos   significativos para mi alma;
– Cuando lo que elijo hacer no contemplan  el tiempo físico y las condiciones internas y externas para concretarlas sintiéndome y disfrutando  el camino;
– Cuando la acción y la razón se desconectan de mi corazón.
Para vivir conectada profundamente con mí corazón necesito vivir conectada profundamente con mi cuerpo.
Cuando el programador interno que todos tenemos (mente) se desconecta de la verdad del realizador (cuerpo-corazón), el universo interno se carga de tensión, cansancio, presión y desde este lugar estamos más propensos a responder con modos que no consideran el efecto emocional que esto produce en el otro y en la humanidad.
Estar en el cuerpo y en el corazón es el recurso más sabio y seguro para tratarnos a nosotros mismos con amor y cuidado. Y tratarnos a nosotros con cuidado y amor es la condición interna que nos permite multiplicar este amor en el mundo.
Somos eslabones de una infinita cadena y podemos ser eslabones de amor.
¿Te imaginas cómo sería una sociedad donde lo que se multiplique sea amor?
Te dejo este video es una hermosa prueba de este sueño.

Las etiquetas que pone la oscuridad a las manifestaciones y los dones del alma.

En cada una de las persona que desnuda su corazón en el consultorio veo a todas las personas que habitan este planeta. En el sufrimiento de un niño veo expresado de manera pura el sufrimiento de toda la humanidad.
Por esto te digo:

Dime cómo miras, así podré reconocer los límites de tu mente.
Dime lo que sientes, así podré descubrir los límites de tu corazón.
Dime lo que tapas, ocultas, enmascaras, oprimes, así podré reconocer a qué le temes.
Dime cómo y frente a qué reaccionas, así podré descubrir las heridas de tu alma.
Y cuando descubra las heridas de tu alma me quedaré en silencio para contemplar la belleza de tu propósito,  pues la vida me ha mostrado que todo es perfecto para el plan si logramos trascender y liberarnos de la oscuridad.
Detrás de cada herida experimentada, radica el dolor, en lo profundo del dolor se encuentran la sabiduría, los dones y el propósito que le dará sentido a tu vida en esta tierra.
Padres, educadores, solo nos queda ampliar los límites de nuestra consciencia.
Los niños de hoy son los que traen la energía para el cambio y la transformación.
No dejemos que los mediquen, opriman, silencien ellos dicen lo que nosotros, “los adultos”,  muchas veces sentimos pero callamos.
¿Tienes alguna experiencia que permita aportar más luz a esta realidad? Te invito a compartirla, estoy segura que puede ayudarnos a aprender a confiar en las manifestaciones y  expresiones del alma.

¡Dichoso cumpleaños hija de mi alma!

Y llego el día en el que mi alma había decidido tomar el lugar que el universo le había otorgado;
Y llegó el día donde no me quedaron  fuerzas  más que para dejarme morir;
Y llegó el día donde sentí dejar caer mi cuerpo en los brazos de Dios;
Y llegó el día donde el dolor y el miedo más profundo de mi niña volvían a la vida y se hacían cuerpo,

Y llegó el día en el que el dolor y el miedo de mi niña volvían a respirar, a gritar, a desgarrarse, a hablar, a expresarse, a Ser;
Y llegó el día que vivir o morir daba lo mismo,
Y llego el día en el que todo lo que era había perdido sentido,
Y llegó el día en el que todo lo que había sido se diluía en un camino seguro hacia el nunca más,
Y llegó el día en el que nada era claro salvo la fe y la verdad de mi corazón;
Y llegó el día que el amor que desbordaba de los ojos puros de mis hijos, me recordaban a la niña abandonada que habitaba en mi, que me imploraba Amor.
Y llegó el día en el que recordé que la mirada de un niño era lo más verdadero que sentía para aferrarme a esta vida,
Y en ese acto de tranquila renuncia y entrega, algo nuevo nacía…
Y en ese acto de entrega el sol volvía a salir, suave como el primer brote de una semilla pero cargado de verdadera vida.
Y lentamente todo lo que era en un principio fue renaciendo y solo lo verdadero quedando.
En ese proceso mi alma, el cielo en la tierra, me recuerda el propósito que la había traído a esta vida: trabajar para educar al Ser, para regresar el amor a casa.
Nada más y nada menos que lo mismo que me había enseñado a mí con mi propia experiencia.
Siempre estuvo dentro de mí pero para que ella y yo pudiéramos nacer tuve que morir,
Juntas renacimos…
Hoy 7 de Febrero del año 2012 es su cumpleaños, cumple 1 año en esta tierra.
La educación del ser es la manifestación de amor más pura que mi alma le entrega a esta humanidad.
Yo, Cari, disfruto, gozo y desbordo de amor solo cuando la comparto con todo aquel que la sienta viva en su propio corazón.
A vos que la amas como yo, que la escuchas, la lees, la recibis, la seguis, la abrazas, la sentis, le regalas timidamente tus palabras, tu tiempo, tu energía, tu miedos, tus certezas, tus preguntas… a vos te digo: ¡Gracias por ser y estar, sin vos ella no tendría sentido!

Y GRACIAS a Sol Serra por su amoroso, incondicional y constante apoyo en la concreción,

A Graciela Pibernus por su amoroso e incondicional acompañamiento,

A Ileana por su maravillosa creatividad,

Elegí este video porque es el que más claramente cuenta el propósito de la educación del ser, deseo que lo sientas, que te sientas.

Te amo en tu humanidad, con mi cuerpo, mis actos, mi vida.

Carina Tacconi

El camino de liberación del alma

Por Carina Tacconi

Transitar el camino que nos lleva a conseguir la completud del  ser, la manifestación plena del alma en la tierra, resulta  para el ego, el yo mental, muy perturbador, desestabilizante y por momentos desconcertante.
El yo que  creímos ser poco a poco se va transformando, diluyendo y junto con esto aparecen las mentiras que nos hemos dicho a nosotros mismos y las formas de “ser o estar” que creamos para sostenerlas.
Por miedo al abandono, rechazo, exclusión, discriminación y por miedo a la libertad,  De niños no supimos, ni pudimos hacer otra cosa más que intentar ser esos que sentimos  nos asegurarían “ser queridos”. Un modo maravilloso de supervivencia cuando no se goza de autosostenes físicos, emocionales y por lo tanto se tiene altos grados de dependencia.
Iniciar el proceso de liberación del alma implica comenzar a discriminarnos del yo que creemos mentalmente ser y empezar a sentir y descubrir el yo que somos a cada momento.
En esta etapa del proceso la emoción que con mayor frecuencia se experimenta es  miedo. El ego siente miedo a la muerte que se le avecina y a perder el lugar de “comodidad incomoda” conocido hasta el momento.
Las emociones que experimenta el niño interior, el alma,  son dolor o ira,  por estar oprimida por el ego, por no poder ser quién de verdad es. En el cuerpo físico se vive como angustia, es decir sentirse y estar en un espacio angosto.  Y por otra parte experimenta miedo a manifestarse libremente, por falta de experiencia física y por el recuerdo físico – emocional,  del rechazo recibido cada vez que lo había intentado hacer.
Esta es la estructura interna que originan síntomas que van desde la necesidad de hacer que todo sea como la mente lo planifica, hasta ataques de pánico,  fobias, adicciones, formas ilusorias de jugar el control que ejerce el ego.
A medida que el ego se diluye y el niño interior y el alma,  se hacen presentes y activan el proceso de liberación, estos dos aspectos de nosotros mismos que conforman nuestro humano- divino, se hacen cuerpo en la tierra.
Conectar con nuestro niño interior, sentirlo, volver a ser el, dejarlo que se haga cuerpo y vida  implica volver a sentir y re experimentar aquello que lo retrajo. La conexión con este espacio de dolor es el primer paso del proceso de liberación. Estar en el dolor y dejarlo vivir es un hermoso acto de expresión y liberación del niño, del alma.
Este proceso de  liberación posibilita adoptar a nuestro niño interior, reconocer y activar nuestro sanador interior, desarticular el juego del sufrimiento,  aprender el trato que el niño necesita para vivir con su pureza y libertad de espíritu. Cada herida experimentada esconde una sabiduría sin igual y tiene  un sentido profundo para el propósito que el alma trajo.

Cuando el niño interior se libera, se recuerda con el cuerpo y la emoción, recuerda las situaciones que experimentó y las lecciones que  se esconden detrás de cada experiencia. Esa sabiduría constituye el oro más valioso que el alma tiene para llevar a cabo su propósito
Cuando el niño libera su dolor, el alma,  libera sus dones y comienza a sentir aquello que tiene verdadero sentido para ella, esto la lleva a recordar su propósito y a recuperar su deseo, la alegría  y el entusiasmo por la vida.
Este es un proceso cargado de vida que sin  la  liberación del dolor que yace anestesiado y endurecido en el  cuerpo emocional, no es posible hacer.
El alma, tiene la sabiduría y firmeza de un sabio y la vulnerabilidad, sensibilidad, sabiduría, pureza, intuición, percepción de un niño.
Este es un camino donde el alma si impone al ego. Sin fe no se sostiene, sin amor a la verdad no se sostiene, sin respeto a la sabiduría del cuerpo no se sostiene, sin desapego a las formas establecidas y a las mentiras no se sostiene, sin libertad de espíritu no se sostiene.
El verdadero sentido de esta vida no radica en  poseer objetos, personas, títulos, conocimiento, belleza, éxito, confort. Todo eso es efímero, fugaz.
El sentido profundo de la experiencia terrena radica en conquistar al ser que de verdad somos, abrazar su divinidad y  compartirla con todos a través de su obra.

  • Taller Liberando el Ser esencial Nivel 1 (Para adolescentes y para jóvenes):

https://laeducaciondelser.wordpress.com/talleres/ed-del-ser-para-jovenes/talleres-2012/

  • Taller Liberando el Ser esencial – Nivel 1 (Para padres, docentes y adultos interesados en reconectar con su esencia y su potencial interno.)

https://laeducaciondelser.wordpress.com/talleres/ed-del-ser-para-adultos/talleres-para-adultos/liberando-el-ser-esencial-nivel-1/talleres-2012/