Archivo de la etiqueta: La Educación del Ser

Ser padres, ser niños…

Y un día nacieron…el hijo, la madre y el padre, los tres en el mismo instante, los tres en el mismo momento y comenzarían un viaje donde  el pasado y el presente se volvían a encontrar. Sin saber comenzarían el viaje más hermoso de amor pero también de sanación.

Dedicado a todos los niños que impulsan con sus heridas la sanación del niño herido que los adultos llevamos dentro.

Dedicado especialmente a mis Hijos y a mi niña.

Con profundo amor, agradezco a Fran por regalarle sus dones  a la educación del ser, es para mi  un regalo del cielo habernos reencontrados.

Con profundo amor

Cari

 

Y la niña salvaje me rescató

Y la educación del Ser se presentó y  me dijo, será un camino en espiral  y habrá momentos en los que te parecerá eterno y difícil, pero sigue  caminando con fe:

Primero pasa de la conciencia de ego a la de corazón;

Luego de la conciencia de corazón a la de instinto;

Y luego con lo que allí descubras en lo profundo de la tierra, en lo más enterrado de la humanidad, deja que el instinto te vuelva a traer al corazón con todo lo aprendido.

Y en ese rescate, estirando las manos para volver a amarrarme a la vida, en ese camino devuelta a casa, al corazón, mi niña se agarraba de la mano de tu niño, y ellos trayéndome a todos los niños del mundo,  me rescataron.

Niña salvaje, niño salvaje, inocentes, libres y silvestres que tienen al universo en ustedes;

Niña salvaje que solo sabes compartir;

Niña salvaje que sabes que todo es de todos y que todo lo que existe está vivo en ti;

Niña salvaje a ti te amo, te honro, te venero, te canto…  a ti.

Por amor a mi hijos, niños valientes que me acompañan en este camino, por amor a mi niña, valiente y salvaje, por amor a tu niño que sostenía la luz en  la noche oscura.

Dedicado a  Andrés Ubierna.

La aceptación incondicional, el arte de la auto curación.

Hace unos días, un Ser hermoso que le ha regalado su paso y su Amor a la educación del ser,  me escribe: “El permiso de incluir todo, es la llave vibratoria de la cura más poderosa que he conocido hasta ahora”

Y me maravilló como en pocas palabras describió la sustancia que compone a la educación del Ser.

Una y otra vez veo y experimento, que es el permiso ilimitado, esa sensación de que todo pueda Ser en mí, lo que abre un espacio de libertad, Verdad y Vida que sana,  redime, abraza, perdona  y enseña.

Abrir la posibilidad para dar lugar a todo y ser Todo. Es,  en ese alquímico momento,  que se descubre el elemento mágico de auto curación que nos enseña y nos recuerda la educación del Ser.

Como niños, que juegan sin juicio, ensayamos ser todo lo que Es  y sentimos en nuestro interior, dejamos que lo excluido y oprimido regrese a la vida.

Y nuevamente, cíclicamente descubro y cada vez con más intensidad,  que es en el preciso momento que  nos atrevemos a dejar Ser, a encontrar en nuestro interior  todas las formas, dejarlas Ser y vivir, que el Amor se expande y se hace paz.

Poder abrazar al niño  pleno, alegre, gozoso, creativo, espontáneo  como al niño que de a poco se está animando a dejar su disfraz para mostrar su miedo y su furia.

Amarnos, es decir, incluir, aceptar, cada uno con su propio ritmo,   todo lo que Es, lo que somos.  Ver y sentir en nuestro interior toda  la creación.

Veo que esa actitud de apertura, aceptación, libertad,  inclusión de Todo y de todas las formas, es la que nos hace tocar la alegría, la gracia, la dicha, a veces suave otras más intensas.

Todo está servido en la mesa del Señor para tomar lo que cada uno sienta y necesite en cada tramo del camino. 

Porque después de todo, en lo más profundo de nuestra alma habita un Amor inmenso que esta en todos y que nos permite incluir todo. Un amor, una semilla que  estamos aprendiendo a encontrar en nuestro interior y a manifestar en la tierra.

Gracias a todos los que en este tramo de mi camino, me inspiran y me acompañan  con su amor, un amor que toma todas las formas.

Te invito a sentir este video y a conocer hermoso proyecto.

Carina

La educación, la vocación y el propósito.

Desde siempre mi alma y mi niña interior me mostraron su misión solo que no  lo sabía.  Tenía el don de Ver y sentir el daño que el sistema educativo le generaba al alma, pero no podía nombrarlo ni legitimarlo.  Veía y sentía como nadie consideraba esa parte de mi y de otros niños.

Desde pequeña jugaba a la maestra.  Me recibí de “maestra” a los 20 años y con el título en la mano supe que si hacia lo que había aprendido estaría cometiendo el mismo daño al alma de los niños, que yo había padecido.

Guardé el título en un cajón y me dedique a estudiar lo que me “convenía económicamente” Me sentí impotente y me  alejé del camino de mi alma

Mi alma se manifestó con fuerza a través de una enfermedad que me llevó a soltar todo lo que no amaba, esa experiencia me enseñó a conectar y a escuchar a mi Maestro interior. Fueron tiempos de mucha intensidad. Me encontré con Maestros, esos que te ayudan a legitimar, recordar e instrumentar lo que siempre haz sabido.

Volví a las escuelas pero esta vez con el mensaje que mi niña y mi alma tenían para dar, ese que un día por miedo tuve que callar. Desde hace 20 años trabajo con y para los niños, intentando ser la voz que ellos en algún momento silencian y olvidan.

Cuando canalice la educación del ser supe lo que siempre supe y lo que muchos niños y jóvenes saben pero no pueden decir.

También soy mamá, mis hijos están siendo educados en escuelas tradicionales,  a pesar de mis intentos de buscar lugar  en colegios con pedagogías más blandas, nunca se dio.

Con aceptación me entregué a lo que la vida planteaba para ellos, aunque es muy opuesto a lo que mi alma ama. Esta realidad me hizo ver una vez más que mis hijos son hijos de la vida y no míos y que cómo yo, tienen su propio camino que recorrer.

Hoy los acompaño en los costos que este sistema generó en ellos. Cada tanto se me vienen los recuerdos cuando veía a sus almas desplegarse.  Cuando eran pequeños, el más grande quería ser “científico paleontólogo para explorar las profundidades”, así decía a los cinco años y el más pequeño amó la basura “los tesoros lo llamaba él” desde los dos, reciclaba todo, se la pasaba creando en su cuarto. Poco a poco vi como se iban alejando de sus pasiones y tomando la forma que la cultura les imprimía. Intenté compartir mi  mirada…pero me di cuenta que al hacerlo también estaba imponiendo mi mirada, mi camino y mi experiencia. Solté y hoy veo como sus almas se pierden como en algún momento se perdió la mía. Dejo en el legado la huella que recuerda que siempre existe  la posibilidad de volver a encontrarse para renacer.

De todas formas no olvido el propósito de mi alma, a ello le entrego mi vida.Hoy le escribo a los jóvenes y adultos que se pierden y que están sintiendo el anhelo y el llamado de regresar a casa, de renacer para vivir una vida más dichosa, una vida en la que logren expresar el Amor que cada uno tiene en su interior, su ser.

Dedicado especialmente a mis dos hijos, a Fran, Agustín, Guada  y a todos los jóvenes de la humanidad.

Con amor Cari

 

¿Por qué los niños rechazan la escuela?

Recordando la esencia del acto educativo. Una respuesta al rechazo que los niños de hoy tienen hacia la escuela.

Un regalo de la educación del ser, para todos los que soñamos con una educación que respeta la esencia. El cambio es posible, pulsa en nuestro corazón…

Sueños grandes que se hacen realidad

Uno de los sueños más grandes que tiene la educación del ser, es llegar a Todo aquel que la necesite, la quiera, la esté buscando, aún sin saberlo. Pero el sueño más Grande que tiene desde sus orígenes es llegar a los niños “más necesitados física y emocionalmente”. Esos niños que por pasar más necesidades o por desear mucho que ven y no tienen del mundo material, abren su corazón de par en par frente al más mínimo gesto de amor y compasión.

Cuando nos reencontramos con Gra, descubrimos que ese era un sueño compartido.  Mi alma se sintió aliviada, acompañada y profundamente agradecida  por su presencia en la educación del ser.

Gra comenzó su proceso con tanto compromiso como amor tienen sus ojos y su corazón. Se entregó y sintió a la educación del ser con la apertura de la gente simple y pura. Atravesó momentos de profunda intensidad, confusión, dolor con esa templanza y coraje que tienen las almas Grandes.

El año pasado su corazón le confirmaba una y mil veces con qué vibraba, qué personas  la conmovían, se le acercaban, con qué necesidades y lo más hermoso para ella fue descubrir el Amor que fluía en su corazón en estos encuentros. Así su alma le contaba el propósito que había traído a la tierra: compartir la educación del ser con los niños que estén pasando “más necesidades”. Llevó un tiempo hasta que su aspecto masculino estuvo listo para acompañar la manifestación del anhelo de su alma y tal como la educación del ser nos enseña, la propuesta era siempre la misma: “seguí trabajando en tu interior,  que cuando desbloques los patrones de miedo que están en sombra va a llegar el lugar que te está esperando,  sin ningún esfuerzo de tu parte”. ¡Y así fue!

Hoy queremos compartir con todos ustedes,  la inmensa emoción que sentimos al saber que el sábado 20 y domingo 28 de Abril la educación del ser comenzará a llevar su Amor al comedor “Santa Laura” ubicado en Morón.  Llevaremos la propuesta para niños “Conociéndome a mí mismo” de la mano de Gra  y la de “Sanando al niño interior para los adultos” de mi mano. Se sumará el amor y trabajo de todas las asistentes,  Sol a la cabeza, que vibraron con hacer crecer esta nueva semilla.

Gracias Gra por escuchar a tu alma, por llevar la educación del ser en tus ojos y por tener el coraje de convertir en acción su más elevado anhelo.

Mi alma honra a la tuya.

Cari

Gra y Cari